viernes, 1 de mayo de 2015

Uno de mayo

Empieza mayo, mes de las flores, de la luz , de los días largos. Empieza mayo y llueve, no mucho, lo suficiente para mojar las calles y a las manifestaciones de turno que inundan las calles de las principales ciudades. 
Mayo, empieza fuerte, día uno, día del trabajo. Quien fue el gracioso que pensó que tenia que tener un día que celebrar eso currar. Que nadie se sulfuro,  ya se que la gente sale a la calle hoy a revindicar derechos y demas. No es mi intención ofender a nadie,  aunque mi idea de los sindicatos es bastante peculiar y me la guardo para mi. Y con ello que nadie piense mal, uno habla de la feria según le va en ella, y de mi experiencia saco mis ideas.  
Pues eso, que hoy es el dua del trabajo, pensé en tomármelo de relax, que también  me lo merezco. No ha sido así,  ni tiene pinta de que lo sea. Entre pucheros, tartas y demás,  me encontrado el día que me proponía no hacer nada.  Tendré que esperar a las vacaciones, pero me parece a mi que ni ahí conseguiré eso de no hacer nada.  
Comienza mayo, con la festividad del trabajo, manifestaciones por todos lados y lluvia en mi ciudad. Así que aunque ande en  la cocina sin parar, no se me ocurre una manera mejor de pasar el día,  en casa , cuando acabe de hacer los quehaceres que me han surgido, me voy a sentar en el sofá , chocolatito en mano y a ver llover. Que una trabaja todo el año, festivos y fiestas de guardar, remunerado o sin remunerar , me merezco un descanso.  
Feliz primero de mayo, a quien bajo la.lluvia ha salido a la calle, a los que han trabajado, a los que están parados y a cada uno de los ciudadanos de este país,  que de una u otra manera somos los currantes y los que cada día o levantamos un poquito. Y mañana mas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada