domingo, 17 de mayo de 2015

Aventura

Según pasan los años más insegura estoy de donde hacia voy. No tengo mucha idea de que me depara el futuro, ni tan siquiera de cuanto durará.  Pero alguien lo sabe? O me vais a decir que es cierto lo que nos venden políticos y adivinadores sin bolas mágicas.  Bueno bolas las tienen, y grandes, sino no se atreverían a jugar con la gente y sus sentimientos.
Sigo sin saber y cada vez lo quiero menos saber, donde estaré dentro de unos años, tampoco donde estaré dentro de unos meses. Y en el fondo que cambia saberlo o no.
Somos lo que somos a raíz de decisiones que tomamos,  acertadas,  erróneas o obligadas, son las que nos definan y hagan que nuestro carácter sea de una u otra manera. Y nos lleven a caminar y visitar unos lugares y no otros.
Me gustaría iniciar esa aventura que tiene más de temeraria que de seguridad, esa aventura que puede ser un desastre o una historia para contar en el futuro a los nietos.  Ay los nietos, con los tiempos que corren veremos si los tengo y si llego algun dia a disfrutarlos.
Si todo los astros se alían podré colocar los  primeros pilares para esa aventura, aunque al paso que voy si consigo llegar  al  primer punto del inicio del viaje será mucho.  A veces pienso que mi locura radica en impulsos que me llevan a arriesgar cuando todas las alertas saltan y me recomiendan que no haga nada.  Es que esto de lo arriesgar no tiene nada que ver ni con la edad ni con la seguridad, tiene que ver con las ganas de vivir y dejarse llevar.
Según pasan los años, la inseguridad de lo que será o vendrá me preocupa menos, y casi lo prefiero,  porque si la conociese nuestra vida estaría muy plana y falta de sobresaltos y de historias por vivir....en breve empieza una aventura difícil de saber como acabar cuando no sé  ni como seguirá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada