martes, 5 de mayo de 2015

vuelvo a...

Empezar a trabajar después de unas mini vacaciones cuesta, pues en mi caso no.  Hoy vuelvo a la rutina laboral, de la que estuve apartada por salud, nada grave. Y aunque nunca pensé que yo pudiera decir tal cosa, me alegro de volver. 
Llevaba tiempo diciendo que tenia que descansar, y eso del descanso está muy bien, siempre que te dejen y que tu cabeza te lo permita. En mi caso no fue así,  ni mis compañeros dejaron de llamarme ni mi cabeza me dio el descanso que necesitaba. Así que después de estar estresada en casa sin poder descansar, retomo la vuelta con ilusión y ganas. Mejor en el trabajo haciendo algo que en casa haciendo algo pero la mente sin descansar. 
Somos raras las personas, nos pasamos pidiendo algo o buscándolo y al conseguirlo,  no estamos conformes o vemos que no es lo que realmente queremos.  
Si soy sincera, no debiera sorprenderme en exceso de mi reacción,  ya que no sirvo para estar quieta, sea por voluntad propia o por obligación.  Con lo cual era de suponer que al final me subiría por las paredes y que no aguantaría mucho tiempo el descanso impuesto. 
Vuelvo y no sé  por cuanto tiempo. Y así de clara y sincera soy, vuelvo porque lo he decidido , sin cerrar la puerta a que tenga que parar de nuevo.  Deseo que no sea de ese modo. Aunque tengo que admitir que mis jefes no han puesto pegas a que eso ocurra. Cuando uno va con la verdad por delante las cosas son más fáciles,  he sido sincera, he contado el caso desde el principio y ellos mismos me han recomendado recuperarme y que mi sitio seguirá ahí.  
Después de unos días agobiada, alegra saber que uno actúa de la manera adecuada y que poco a poco se recoge el fruto de una siembra a veces complicada. 
Vuelvo a la rutina a los horarios , a tener todo cronometrado, a que no me.llegue el tiempo,  a..... vuelvo a mi día día y con la sonrisa puesta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada