jueves, 21 de mayo de 2015

Calma

Ultimamente ando falta de ideas y también de emociones, todo ello creo que se debe a que estoy tranquila y que pocas cosas me alteran.  Soy una persona visceral, aunque debo de reconocer que cada vez más comedida, cosa que no sé  si es buena del todo. 
Tal vez, es que poco a poco me resbalan ciertas cosas y ciertas personas. Es como si de repente me hiciese mayor o que esos enfados los viese con los ojos de un niño. 
A veces me pregunto, para quien escribo, a quien le importan las reflexiones que hago para conmigo misma. Porque al final, estas palabras que cada día escribo, y subo al mundo virtual, no son más que los pensamientos, emociones y vísceras de una mujer, mujer normal y corriente de cualquier ciudad, pueblo o villa, de mediana edad y.... Por lo cual,  no creo que suscite demasiado interés, y más en los últimos meses, en que mi vida no ha sido nada interesante. 
Eso de interesante es relativo, porque no me he aburrido en absoluto, he eliminado gente tóxica de mi vida, he aireado la casa, el corazón y el ático.  He aprendido a olvidar, y a recordar lo importante.  Gente que nunca pensé  que entrasen  en mi vida , lo han hecho dejando una huella, y quienes jamás creí que se fuesen, abandonaron el camino no dejando ni el aroma en el viento. 
En el fondo escribo para mi, como remedio contra lo que se me atragantan cada día,  como forma de expiar demonios y redimirse cada día.  Tal vez, esto no es más que una terapia contra la cordura, por un loco cuenta lo que se le ocurre sin pensar,expulsa las letras como látigos de pensamientos, y guarda emociones que sino sabes leer entre líneas te queda sin disfrutar. 
Últimamente ando falta de ideas, y también un poco falta de inspiración,  de emoción,  de esa necesidad de contar.... Últimamente las cosas que pasan, pasan, sin mucho alboroto, con calma, sin desordenar , sin mucho color... hasta que llega un huracán,  un tornado o un tsunami. Y ahí todo cambia, todo vuelve a estar patas arriba, y la sangre vuelve a helar mi razón y hervir sentimientos. Y de nuevo sale la fiera dormida de su escondrijo. 
Y de nuevo,  desaparece esa calma,  que no es más que un espejismo de tranquilidad, justo antes de la gran batalla final. 
Últimamente. ........ hasta que de nuevo......

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada