jueves, 30 de abril de 2015

Mañana te llamaré

Me hubiese gustado llamarte,  contarte como me siento y sin embargo me he callado. Con el tiempo aprendí a callarme, a no hablar. A tragar cuando lo que quería era soltar, vomitar y escupir.  Poco a poco, la visa me enseñó templanza, saber esperar,  quedarme con pensamientos y no compartirlos.  
Me hubiese gustado decirte, estoy agotada, no tengo el día, o la nube gris del cielo con relámpagos es un reflejo de mi cabeza atormentada . A veces, solo me gustaría verte, sin decir nada, que me mirases y entendieses cada palabra que no digo, cada pensamiento que me ronda, cada grito silencioso.
Llamadas que no hago, marco losnúmeros y cancelo antes de que suene. No quiero preocuparte,  para qué? , sino sé ni yo misma que decirte. 
Y entre dudas de compartir sentimientos, sensaciones y con el patio revuelto, salgo a jugar al columpio de las emociones calladas, al tobogán de lo que debo y no hago, al saltamontes de la soledad y demas atracciones de colores que solo aprecio en grises. 
No me pides, nada te doy y sin embargo estas ahí.  No sabes lo que me pasa , todo lo soluciono con estoy bien.  Claro que estoy bien,  tengo salud, dinero no me sobra pero tampoco estoy en números rojos, hay gente que me quiere y se preocupa, aunque ante mis días complicados suelo apartar, sigo trabajando y cobrando por ello....así que estou bien.
Bien? Mal? Todo es susceptible a las circunstancias. Te hubiese llamado y compartido una charla de lo humano , de lo divino, o simple charla insustancial de ascensor. Porque querid@ amig@, eso hacemos cuando queremos , cuando alguien entra en nuestra vida, no tiene que haber un motivo para llamarse, y  veces los hay todos del mundo para callarse. 
Mientras mis ganas aumentaban por llamarte, mis pasos me llevaban a.... mañana te llamaré. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada