miércoles, 8 de abril de 2015

Cartas por escribir..... jota

Querido jota.... 
Esta es una carta que debiera haber escrito hace muchos años, más de diez,  casi veinte,  pero lo he ido posponiendo y así pasaron los meses y olvidé mandarte unas letras. 
En la época la que el refiero, más de una carta te escribí, cartas de puño y letra, y que transmitían sentimientos sin adornos, sentimientos a flor de piel.  Te escribía porque estabas lejos, en la distancia llena de kilometros difíciles de salvar, y aún así te sentía cerca. En aquella época existían los móviles,  y ya era un avance increíble, nada que ver con los de ahora. Y de cuando en vez,  nos comunicabamos a través de la cabían, pues el saldo fallaba cuando más lo necesitábamos. Y existía una comunicación fluida. 
No escribo estas letras para hablar de aquella época, pues los hechos son los hechos, y cada uno tendremos nuestros recuerdos, y no por ello serán los mismos. Aunque deseo que sean igual de buenos que los míos. 
Sé que durante un tiempo no entendiste mis razones, que me odiase. Quisiste borrarme de tu recuerdo, te hice daño, y eso no puedo aunque quisiera borrarlo. Nunca fue mi intención, nunca quise romper ese vínculo que nos unía, pero el miedo era poderoso y ello me hizo dar un paso atrás y no lanzarme. 
En aquel momento  actúe según mi razón, una razón que decidió bajo la presión de la juventud y el temor de equivocarse y de sentir que el abismo se abría bajo los pies. 
Hoy miró atrás y creo que la decisión fue la correcta, en ese instante, a lo mejor hoy seria otra, o tal vez la misma. Lo que es seguro, es que las formas no serían las idénticas. Hoy, daría un paso al frente y mirándote a los ojos te explicaría mis razones, el por qué de mi decisión, y el hecho de no lanzarme a esa aventura que tan buena pinta tenía.  
En aquella época, el concepto de mi misma, para conmigo, no es el mismo de hoy, no creía en la suerte, en mi suerte. Tampoco me reconocía en el espejo, no recuerdo si por falta de limpieza o por falta de vista, el reflejo me era muy desconocido. 
Hoy te escribo para pedirte perdón, y también para darte las gracias, por cruzarte en mi camino. Por ser la primera persona ajena que creyó en mi.  Por ver la valía que yo desconocía. Por saber romper una armadura que tanto tiempo me había acompañado. Por aunque me distancié seguiste estando. Gracias por ser tan buena gente y jamas perder la sonrisa. 
Algún día,  perderé el miedo, y te invitaré  a una cervecita y te contaré todo esto y más, porque aunque pase el tiempo, nunca es tarde para pedir perdón y dar las gracias. 
Cuídate,  te sigo desde la distancia, sonriendo por tus triunfos y por la felicidad en tu vida, te lo mereces por ser como eres. 
Gracias jota y espero verte pronto.
Un besico y hasta siempre. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada