viernes, 17 de abril de 2015

Por el camino

Es tan inevitable como real, que la gente que en algún momento nos acompañó, no lo haga en la actualidad, o en un futuro. Es ley de vida. Nos vamos en contando y alejando de unos y otros.
Hay etapas en las que caminamos al unísono con alguien. O que sólo nos encontramos en alguna carrera, o en el descanso de retomar fuerzas.
Guardamos esencias de esas personas, en el frasco de una época, guardado en el armario de la memoria, y que recordamos de cuando en vez. En ocasiones es una foto, o un conocido que nos la menciona,   un lugar, o una canción.
Son personas que se han quedado en el camino de nuestra carrera hacia la meta. No es que ellas no quisieran nuestro logro, un logro que ni siquiera nosotros sabíamos cual sería.  Cuando empezamos la andina,  no conocemos el final,  donde el horizonte se difumina, intentamos dar pasos y avanzar.
Acompañamos a nuestros amiguismos en la guardería, y cuando empezamos el cole, algunos de ellos, ya no vienen con nosotros, cambian de ciudad ,o barrio. Los echamos de menos, algún día nos acordamos de ellos, pero no nos paramos, la vida sigue corriendo y nosotros con ella.
Cuando crecemos, es lo mismo,  gente importante,  amigos, novios, que en un momento son nuestro mayor apoyo, y nosotros de ellos.  Pensamos que siempre estarán a nuestro lado y que jamás nada nos separará.  Y la vida nos lleva por derroteros diferentes,  circunstancias ajenas y otras propias, decisiones, opiniones o falta de ellas. Lo que pasa es que con el tiempo esas personas que diríamos que siempre estarían a nuestro lado, dejan de estarlo. Ya no son parte de nuestra vida,  de nuestro momento, no por ello deja de ser menos importantes,  porque de una u otra manera son, fueron o serán parte de nuestra historia.
Personas que se quedan en el camino  de nuestra vida, y nosotros dejamos de caminar con ellos. Y  puede ser que en algún momento nos volvamos a encontrar o no nos encontremos jamás , más que en el recuerdo de nuestra memoria, rescatado algún retazo del pasado, pero sin olvidar que alguna vez caminamos juntos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada