martes, 23 de junio de 2015

Tu y tus circunstancias

Te has ido y deseo que no vuelvas. He pensado mucho en llamarte, escribirte y decirte unas cuantas cosas. Y llegó siempre a la misma conclusión,  no merece la pena.
Ha pasado algún tiempo, un tiempo que me ha dado al perspectiva suficiente para alejarme y miralo desde diferentes ángulos.  No estoy molesta contigo, tu ya tienes bastante con lo tuyo, y no lo digo por tu situación o por las desgracias que dices que te tocan. A ti te llega bastante con mantener esa vida inventada y llena de mentiras que compartes con o demás. No tienes necesidad, porque aunque no lo creas, no he sido la única que se ha acercado a ti sin dobleces y sin más animo que conocerte.
El personaje se ha comido a la persona, ya no sabes donde están los límites.  Te has creído tu propia fantasía, siendo el personaje protagonista de una historia que no sabes como terminará.  Si quieres te lo cuento yo. Acabarás solo, porque poco a poco la gente se irá alejando, cansada de tus mentiras, de tus traiciones y de tu oratoria también elaborada y que se alimenta de humo.
He pensado que tienes algún trastorno, y no lo digo por ofenderte, pero es que es la única explicación que he encontrado. Trastorno que te hace convertir tu realidad en algo irreal. Tu ego, que disfrazado de humildad y sencillez, esta lleno de prepotencia, falta de seguridad y alardes de superioridad. Contradicciones que en ti cobran todo el sentido. No sé  si guarda con algún episodio del pasado o ninguno en particular, y eso va impreso en los génes.
Te gusta que te dediquen atención,  que después vendes como si fuese tu el comprensivo, el que escucha paciente sin opinar. Y una tras otra te van creyendo, van siendo enredadas en tu fina tela de araña. Aunque siempre hay alguna que consigue liberarse y que no tienes valor de ir tras ella porque quedarías al descubierto.  Estas cómodo en tu área de confort porque controlas o crees controlar la situación.  Pero esta vida nada cobra sentido sino es realidad , la fantasía esta bien  pero si no se materializa solo será fantasía.
Te deseo lo mejor,  pero no me cuentes como te va, no me llames para decirme lo feliz que eres y menos aún para contarme tus penas. Se feliz tu manera y deja que yo los sea sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada