jueves, 11 de junio de 2015

Me gusta

Me gusta provocarte, jugar al despiste. Me gusta cuando te descoloco  con una sola palabra. Hablar y hablar y de repente dejarte sin palabras. Nuestra relación es un convenio no escrito, donde cada punto regula ciertos límites que no podemos traspasar. Tú lanzas la caña, soltando el sedal necesario para incitar mi curiosidad, esperando que pique, como un pez hambriento. Pero ese manjar es sabroso aunque no merece la pena un bocado cuando uno puede disfrutar del banquete.
Es más divertido el juego previo, retardos en cada mirada. Casa suspiro,  casa palabra lanzada al aire es una intención llena de provocación.  Y ambos nos hacemos los tontos, y seguimos como si nada.
No sé  su es tensión, su tensión no resuelta, o womplememte somos dos personas demasiado inquietas mental y físicamente.  Personas llena de curiosidad, inquietudes que han dejado a un lado sus necesidades por satisfacer la de otros, por hacer lo correcto.
No nos arrepentimos de las decisiones tomadas, aunque nos produzca algún resquemor en el alma. Seguimos en pie, aunque nos han derribado más de una vez. Y seguimos luchando.
Me gusta nuestra amistad, sincera, sin dobleces,  sin tener que dar explicaciones, conociéndonos sin tener que preguntar, intuyendo más allá de un solo Hola.
Tenemos un acuerdo, un tratado sin firmar, con algun punto que te gustaría cambiar, aunque no eres tan osado o si, pero no sería lo adecuado.
Me gusta jugar, retarme,  robarte una sonrisa,  despertar tu mente inquieta. Me gusta ser tu amiga y que tu estés en mi vida. Me gusta verte feliz....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada