sábado, 31 de octubre de 2015

María. secreto

María es de esas mujeres que cuando no quiere hablar cambia de tema, o te habla de cualquier cosa menos de lo que le come por dentro. Se lo suele comer sola, se traga sus preocupaciones sin compartirlas. Como mucho te las cuenta cuando la tormenta ya ha pasado. 
Un día quise saber de su infancia, no por la infancia en general, sino de algo que intuía que la había marcado. Se cerró en banda, habló de muchas cosas, pero de lo que yo sospechaba nada de nada. Pensé que me había equivocado,  que mi intuición me había fallado. Todo podía ser.  Tampoco mi intuición era infalible,  si así fuera no me hubiese equivocado tantas veces como lo he hecho a lo largo de mi vida. 
Con el tiempo, comprobé que no me había fallado mi sexto sentido, aunque tal confesión se hizo esperar mucho tiempo, más bien años. El día que se desnudó ante mi, más de una lágrima recorrió sus mejillas enrojecidas y de temor de que no la entendiese.  
Todos tenemos secretos que nos cuesta compartir, y María, aunque de apariencia dura, no era menos. 
Como contar, que alguien le había robado la infancia? Como alguien se había sobrepasado con ella y ella lo había guardado en lo más fondo de su alma sin compartirlo? 
Aquel día cambió mi percepción sobre ella, y no para mal. La verdad es que cuando la miro,  me sorprende su capacidad de superación y de sobreponerse.  Aunque lo que más me impactó,  es su increíble capacidad de perdonar y no guardar rencor a esas personas que tanto daño le habían hecho. 
Y es que la vida es eso, soltar lastre y seguir caminando y en eso Maria es una verdadera artista, camina sin descanso y cada día más ligera de equipaje.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada