martes, 20 de octubre de 2015

Migajas

Cuando llevas toda tu vida alimentandonte de migajas que caen del mantel de la comilona de otros. Y de repente te llega un gran banquete no sabes comer. Instintivamente te pones en el suelo, al lado, esperando los restos que les sobren a los demás.
Puede que te miren, que te invite na levantarte y sentarte a la mesa. Puede que paren de comer hasta que te acomode de nuevo y ellos esperen a que tu empieces a comer. Pero la mayoría te mirará.  Miradas de estupor, de desprecio,  de desidia , de incomodidad. Miradas de incomprensión, de indignación pero se quedaran en miradas.  Pocos se levantarán para que te sientes,  pocos te dejarán su sitio para que lo ocupes tu. Pocos te enseñarán a comer, a disfrutar de lo que te corresponde. Pocos...
Ese tú  y solo tú  el que se debe levantar, dejar de comer las migajas de otros. Eres tú  y solo tú  el que debe saber preparar su comida y despues disfrutarla. Sólo tú tienes que aprender a que nadie está por encima de otro, y que cada uno ocupa su lugar y tu sitio no lo ocupa nadie.
Deja ya las migajas es hora de darse un banquete . ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada