lunes, 19 de octubre de 2015

Nada

Nada. Tú y yo no somos nada, no somos todo. Nada, que palabra inmensa y con sustancia. 
Nada, la repito y una y otra vez, nada. Primero en mi pensamiento, nada. Después en voz alta, nada. No somos nada y nada ocurre. 
Qué duro es darse cuenta de ello. No somos nada, más que dos seres que sueñan,anhelan y vagan sin mucho destino ni camino a recorrer. Errantes de una vida que no queremos y que no alcanzamos la que deseamos. 
Nada, nada tangible, nada real, nada. Por mucho que intentemos materializar,  no hay nada que tocar, ninguna melodía que bailar, ninguna música que escuchar. Nada. 
Hubo un tiempo de proyecto de todo, que se fue diluyendo en el ocaso como atardecer que cubre la oscura noche, noche sin luna, noche sin estrellas. Nada. 
Fantasmas en un castillo abandonado, que arrastramos las cadenas de los que nos atan, tanto lastre difícil de soltar. Invisibles, silenciosos. Nada.
Animas que caminan sin dejar huella, sin sentir las pisadas en la tierra, ni la lluvia nos moja, resbala como aceite en nuestra piel. Nada
No somos nada, nada de lo que buscamos, nada encontramos. Nada
Tu y yo no somos nada, ni hoy ni nunca, nunca es tiempo lejano, nada seguro, nada de meta...nada.
Nada, que palabra más fría,  más solitaria, más falta de cuerpo. Eso es lo que tú y yo somos. Nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada