sábado, 24 de octubre de 2015

Maria. Amistad

Maria tuvo siempre pocas amigas, le costaba confiar en la gente. Con el tiempo se había hecho una coraza y se tragaba para adentro todo aquello que le hacía daño. No contaba sus cuitas y menos aún buscaba consuelo en las personas. Todo ello le hizo proyectar un a imagen de persona fuerte, que no era más que una careta que con el tiempo se iba desgastando.
De la infancia, no recuerda tener esa mejor amiga d ela que en futuro escuchaba hablar a sus compañeras de universidad o de trabajo. Ella jugaba con todos en el cole,pero no había una persona con la que compartir juegos y algo más.
Un tiempo pensó que Rosa era esa amiga, era una niña que la invitaba a su casa, pero como sus padres no dejaban que niños vinieran a la suya nunca pido aceptar la invitación.  Tal vez por ello o por otra cosa, Rosa la fue desplazando por otras niñas de la clase, y al final, Maria siguió siendo la niña solitaria que todos veían como feliz y extrovertida.
En el instituto, parecía la cosa diferente, ahí la conexión y fue evidente entre ella y Carmen. Y los cinco años que estuvieron juntas, compartieron risas, confidencias y secretos. Pero como Maria llevaba mucho tiempo guardándose detrás de la coraza no le contó sus mayores demonios. Después del instituto, carmen se puso a trabajar, se casó  y se fue de la ciudad. Y aún a día de hoy Maria no la ha vuelto a ver.
En la época de la universidad,  no encajaba con las megas pujas de su carrera, con lo que se convirtió más reservada si cabe. Hasta que llegó  a su vida pro casualidad un chico, con ojos azules y una bonita sonrisa. David fue la isla en aquel enorme océano y entre ellos se forjó una gran amistad. Pero esa es otra historia que ya contaré en otro momento.  De esa época es también Beatriz, otra muchacha que como ella tenia secretos que no había confiado a nadie. Y las dos, se fueron volviendo inseparables, , y sus vidas aunque diferentes parecían paralelas y ya no creían que la casualidad las pusiera en el mismo camino.
Así que las amistades de María han sido pocas, pero Buenas.  Como decía aquella frase, mis amigos los cuento con los dedos de una mano y me sobran dedos. Maria cumplía tal frase a rajatabla, pocos pero los mejores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada