martes, 13 de octubre de 2015

Angel o deminio

Angel o demonio? Todos tenemos algo de ambos. No es ser buenos o malos, es mucho más.  O me vais a decir que nunca habéis sido lo suficientemente perversos o angelicales?  No necesito respuesta, la conozco de sobra.
Sacamos lo mejor y lo peor de nosotros mismos, según los estímulos a los que estemos sometidos. Y aunque no queramos mostrarnos así,  lo hacemos, es superior en muchos casos, a nuestro autocontrol.
Después están las ocasiones en las que jugamos con esa dualidad. Eso ocurre muchas veces en el cortejo, cuando queremos conquistar y seducir. Nos volvemos ángeles diabólicos llenos de sensualidad con dos frazadas de inocencia. O demonios angelicales llenos de lujuria y toques de perversión improvisada.
El ser humano es un ángel y demonio a la vez, solo que una parte nos domina más que la otra. Ambas conviven bien avenidas hasta que es hora de sacar a pasear la más propicia en cada situación.
Os podría decir que soy un ángel,  pero quien me conoce, sabe que mi diablillo interior me puede en más de una ocasión.  Los demonios han sido ángeles en algún momento y todo ángel sueña con ser un demonio alguna vez.
Para que elegir si somos ambos? Solo hay que saber controlarlos, conocer sus límites y debilidades. Y cuando ocurre, solo queda vestirse de rojo, o ponerse las alas blancas.  Y por qué no el traje rojo combinado con las alas?...  ya tengo el atuendo perfecto para esta noche y las siguientes, y tu que eres ángel o demonio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada