viernes, 9 de octubre de 2015

Mantener distancias

Mantener las distancias, como suena eso. Nos enseñan a mantenerlas, a que no nos metamos demasiado en el fango ni en problemas. Y lo que hacemos es todo lo contrario. Cuanto más nos dicen que nos apartemos de una cosa, es como un imán invisible que nos atrae con una fuerza incontrolable. 
Algunas veces me gustaría , que la frialdad se apodera se de mi sentido, ser capaz de mandar a la mierda ese sentimiento de compromiso y poder mantener distancias. Intentar no caer en el pozo de la empatia,de entender y ponerme la ropa de los demás.  
Siempre me ha costado distanciarse de las cosas y personas que me importan. De esos seres, que intentan apartarse de boquilla y al final están más presentes de lo que les gustaría.  Y que me gusta que estén,  por las cuales merece la pena luchar. Por esos hechos que te te hacen respirar y estar vivo. 
Mantener las distancias,  eso que nunca he sabido hacer. Y en las ocasiones que lo he hecho, no ha sido mantener las distancias, ha sido separarme de ellas, irme o dejarlas ir, sin opción a volver a entrar en mi vida. 
No me pidas que mantenga las distancias,  no soy de esas personas que se mantienen al margen y miran para otro lado, con la sangre helada. Yo siento, vivo, padezco, luchó,  peleó,  me caigo, me levanto y continuo... y si me despido, no es un hasta luego,,sino un adiós en toda regla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada