jueves, 22 de octubre de 2015

Qué tal?

Qué  tal?,pregunta fácil ya que podría responder con un bien, pero no. No estoy bien, nada esta bien. Puedo contestarte, y no se si debo decir algo o callarme. Mentirte o contarte como realmente estoy.
No creo que a nadie le apetezca escuchar las penas de otro, y más cuando esas penas son producidas por exceso de empatia y no querer hacer daño a otros.
Te diré que estoy bien, sin más palabras que puedan dejarte leer entre lineas que no es así.  Que lo que me apetece es meterme en cama y no salir de ella hasta el día del juicio final.  Lo que me gustaría es quedarme sola, no ver a nadie, no tener que explicar lo que me pasa. Me encantaría apagar el movil, y no saber ni a que día vivo. Desearía coger el coche y conducir sin destino fijado, y para cuando el cansancio me venciese o la gasolina se acabase.
Pero no te diré nada de eso, para que? Para que te preocupes? Para que tú  tengas las ganas de venirme a buscar y sacarme de cama? Para que me llames una y otra vez hasta que te responda al móvil?  Para que me quites las llaves y no me dejes conducir? Para que me hagas compañía aunque no uses las palabras en nuestra conversación?  Para que lo pases tú mal y no sepas como Ayudarme.?
No, no diré nada, simplemente un bien y acompañaré el mensaje con una sonrisa, para que creas que todo está  como debe estar y comerme este plato de comida fría yo sola, que para eso lo he guisado con tanta paciencia como falta de valor para cambiar el menú.
Que tal? Bien, como siempre. 😊
Nada más que añadir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada