martes, 3 de marzo de 2015

Príncipe azul

El príncipe azul es un mito. Y aunque sabemos que no existe, nos creemos a pies juntillas. En todos los medios, publicidades nos lo venden como algo palpable. Y no es más. Que un sueño inalcanzable. 
Culpamos al romanticismo que rezuma series, pelis y demas. Nos venden un caballero que nos va a salvar. Y si consigue salvarse el solo, ya hace bastante. Cuando en el fondo ni buscamos caballero ni que nos salven. 
Soñamos que aparezca ese príncipe, ese ser que nos haga sentir mariposas en el estomago, que nos  irte la respiración al pensarlo.  Que cuando nos llame nos tiemble el pulso par contestar. Esa persona que nos haga soñar , que nos enamore cada día y nos descentre  y al mismo tiempo nos coloque en un estado de felicidad continua. 
Y cuando aparece esa persona que creemos es el príncipe azul, nos ponemos una venda en los ojos,  y lo  vemos más guapo de lo que su belleza natural tiene. Lo apreciamos más alto aunque no supere la media de altura normal. Lo vemos más encantador , más atractivo, y así con toda cualidad que posea, la veremos aumentada positivamente.  
Y como todo lo bueno en la vida termina por desaparecer. El espejismo da paso a la auténtica realidad.  Y ya no es tan alto, más bien de nuestra altura. Ya no es tan guapo, es normalilo  tirando a feucho.  Y la buena conversación que pensábamos que era dueño,  es un monotema aburrido y repititivo.
Es que todo es maravilloso,  ideal,  hasta que toca ponerse a fregar, a recoger la ropa tirada... a planchar... y demas tareas... 
Y de repente el príncipe azul no es azul es desteñido y tu no está dispuesto a buscar el fijador e color, que ya tienes bastante con lavar tu ropa para ponerte cada día como para lavar la del otro que pierde color por momentos. 
No quiero príncipes azules, lo que quiero, y todos queremos en el fondo, es alguien con quien compartir, caminar e ir hacia una meta común. Y en ese camino disfrutar de cada paso   de es camino en compañía.   No quiero un príncipe,  quiero un compañero de viaje sin exceso equipaje








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada