sábado, 28 de marzo de 2015

Maria. explicaciones

Maria miraba el movil... leía sin entender. El había estado allí y se había marchado sin verla. No se lo podía creer.
Intentaba ordenar las cosas. Por partes. Había llegado a las tres de la mañana y había arrancado a las seis otras cinco horas de viaje, descansando tres horas? Surrealista. Pero para que mentir? No tenía lógica, aunque la lógica ya poco tenia sentido en esta historia.
Decidió no desconfiar de sus palabras, aunque el fondo algo no cuadraba. Por lo visto, su padre se había caído,  y había sido muy grave, y lo habían llamado. ¿a las seis? Y el se había vuelto.
Maria se preguntaba si ella se hubiera ido , o hubiese esperado en la estación un par de horas para verle.  Estaba claro que el no lo pensó,  tal vez porque su padre era más importante,  tal vez porque ella sólo era un posible algo, o tal vez porque nunca estuvo en la ciudad aquel día.  Muchos tal vez que Maria no quería responder ni siquiera se quería plantear.
El intentaba hacerle ver que había sido mala suerte. Que recuperarian el tiempo perdido, que solo había sido un contratiempo. Que le perdonara por no esperar pero como sabia que no estaba sola pues no se había preocupado tanto.
Maria no sacaba la idea de la cabeza que aquello  tenia más trasfondo, aunque el era tan convincente y en el fondo no había motivos para la desconfianza.  Decidió no amargarse e intentar disfrutar el finde lo mejor posible.
Le tranquilizó,  que no se preocupara,   que el primero era lo primero. Le contó los planes, habíamos quedado con gente, que casualmente él también conocía.  Al principio se puso a la defensiva, pero bajo el nivel.  Después insistió en que ni revelara que él iba a ir ese finde. Maria se extrañó de tal petición, pero accedió.
Al final todo se colocó  y aunque no quiso ver la luz, la luz se hizo y se descubrió un pastel de chocolate y vainilla caducada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada