miércoles, 4 de marzo de 2015

Odio

Odio, que palabra más triste y fea. Odio, son cuatro letras , como amor pero no tienen la misma musicalidad.  Odio, que puede ser tan fuerte para que tengamos tal sentimiento? 
Pocas cosas han hecho, o ninguna , que tenga tanta animadversión.  Odio, odiar, despertarlo o que alguien despierte eso, ufff da mal cuerpo. 
La vida no  no es todo color de rosa, pero tampoco gris. Las cosas son de diferentes colores y a veces  de todos juntos. Muchas veces de ninguno de nuestro agrado y aun así podemos soportarlo.  
Odiar, te quita energía, te hace estar triste, amargado. El odio se apodera de tu interior, se alimenta de tu ilusión haciéndola desaparecer por completo. Crece al ritmo que merma tu positivismo. Te vuelve oscuro, gris, sin luz. Te envuelve en una nube de tormenta constante sin dejarte ver el sol, ni que un rayo se cuele en tanta negatividad. 
Nada, ni nadie ha despertado tan mal sentimiento, y espero no haberlo producido en nadie. Eso no quiere ecir que no me hiciesen daño, que no haya sufrido y muchas veces en manos de alguien que apreciaba y con toda la mala intención posible.  Y aún ahí,  no pude albergar odio en mi interior.  Si deseé,  le deseé lo pero durante un breve instante.  Me quitaba vida, ilusión,  esperanza, alegría,  bienestar. .. y al final el daño hecho era mayor y más duradero en el tiempo. 
La vida es muy corta y de tiempo indeterminado como para gastarla en odios, rencores, rabietas, ojerizas y demas sentimientos que no son más que un veneno físico y mental. Seré  una ilusa pero prefiero ver el lado bueno de las cosas que lo malo ya viene solo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada