martes, 17 de marzo de 2015

Mejor no....

Tengo una máxima  que intento cumplir casi siempre, y digo lo de casi siempre, porque a veces no logro el cometido. Esa máxima, es no discutir con quien no quiere oír. 
Es tiempo perdido, el intentar un diálogo con el que no está dispuesto a ello, el que no tiene ganas de ser ni emisor ni receptor. Podemos intentarlo, pero será agotador y por fructífero. 
Hoy he fallado a ese principio mio. He intentado el diálogo, el llegar a un acuerdo con una pared. Me topé con un muro difícil de derribar. Y la mayor complicación no fue la falta de rendijas que pude apreciar, para poder colar mi mensaje por ellas, sino la facilidad con que las palabras rebotaban en su  verticalidad volviéndose dardos envenenados hacia mi. Dardos que intentaban acertar donde más me podría doler, o intentar hacerme daño. 
Al principio, mantuve la compostura, pero no soy de piedra, más bien soy fuego y por mucha calma que quiera, el temperamento si se tiene no se puede callar. Y el mio decidió salir sin permiso. 
Las primeras palabras fueron cordiales, aunque la falta de empatia era evidente. Seguí por eso camino, incluso en los primeros ataques. Esquive como pude los lances que me mandaba. Y llegó el momento en que noté el calor en mis mejillas, en el que el tono ya no era tan cordial, y en toda esa vorágine ya no había diálogo, ya no lo buscaba. 
Planté cara a su falta de audición ante sonidos, que no eran más que recomendaciones por y para su bien. Le dije sin aceptar réplica, porque no tenia intención de dársela, solo de justificar lo injustificable. Además no encontré un ápice de humildad en su persona, en aceptar su equivocación, o intentar cambiar....
Así que en contra de mis principios, discutí, me deje llevar por la impotencia y la rabia de la pegar contra el muro de la ignorancia, y de quien no quiere escuchar más que su verdad. Y lo peor de todo, no logre nada,  solo una tensión innecesaria que me regaló un gran dolor de cabeza que aún persiste ahora. 
No merece la pena discutir con paredes, aunque te quedes a gusto diciendo todo lo que te callas.... Mejor no discutiR



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada