miércoles, 25 de febrero de 2015

Siempre nos quedará WhatsApp

Últimamente pocas veces hablamos, o casi nada, pero debo reconocer que lo hecho de menos. Hay cosas que a veces no pueden ser, que por circunstancias no podemos hacer, aunque eso no quiera decir que no deseemos hacerlas. 
Me acuerdo de ti más de lo que quisiera, pues en cierto modo me entristece,  porque sé que tardaremos en compartir una buena copa de vino y una charla amena. Esos momentos en que empezábamos la charla por el tiempo, y terminabamos por arreglar el país y el continente. Así  somos,  vaya par.
Ahora, en estos tiempos que estamos más comunicados que nunca, noto esa falta de comunicación, de poder oír tu voz y de echarnos unas risas. 
Todos tenemos,  un amigo, una amiga, alguien especial, con el que la charla fluye, el diálogo es natural y nada artificial. Una persona con la que nos entendemos y que poco a poco forma parte de nuestra vida casi sin que nos percataramos,  y cuando no está, nos sentimos semidesnudos, con un poquito de frio. 
A mi esto,  y más cosas,  me pasan contigo, es fácil la comunicación, y está incomunicación me mata.  Me pillaría un Vuelo solo por tomarme una copa de vino contigo, o un cóctel, o....  Por darte un abrazo. Iría en autobús, peor tardaría una eteternidad... Y en tren, seria divertido pero poco práctico....
Es que quien te manda irte a vivir a....?  
Mañana hablaremos, whasapearemos, nos pondremos al día, y parecerá que el tiempo nunca ha pasado, aunque pase por la terraza de nuestros coctails,  o camine por el parque,  o vea o lea algo que me recuerde a ti, no podre evitar echarte de menos. 
Los días pasarán y esperaré ansiosa esa visita, relámpago,   porque así será, que a mi me sabrá a gloria y me dejará con ganas de repetir. Y mientras tanto siempre nos quedará el WhatsApp.......  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada