martes, 17 de febrero de 2015

Ensemismada

Paré el coche, me Bajé. La calle mojadas dejé que la lluvia,me empapase. No era consciente de lo mucho que llovía.  La lluvia debía ser muy silenciosa o mis pensamientos muy ruidosos porque no la escuchaba.
Caminé sin rumbo, me detuve y me refugié. No sentía frio frío,  solo soledad. La soledad es el estado más extraño que sufre el ser humano. Podemos estar solos y son embargo no sentir esa soledad.
Seguí caminando, mis pasos me guiaban hacia la orilla del río. Cogí un sendero paralelo al río,seguí caminado y me detuve  hipnotizada por las gotas de agua salpicando el agua en movimiento.  Una danza rítmica, acompasada, magnética. Me senté  en un banco,  mientras el agua no dejaba de caer encima, colándose hasta los huesos. Y allí quedé ensimismada mirando al río, absorta en mis pensamientos.
Algo rompió mi silencio. Un " estas bien".
En ese instante el frío de la lluvia hizo que un escalofrío recorrerse mi cuerpo. Sonrei, me levante y volví sobre mis pasos.......


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada