miércoles, 18 de febrero de 2015

No te quiero

No te quiero en mi vida. No es que lo haya decido así de repente, pero según pasan los días, eres más prescindible en ella. 
Si esto me lo dijeran hace un tiempo, jamás me lo hubiese creído. Siempre pensé que cambiarían las cosas, que no serían igual de por vida. Nada es eterno, todo evoluciona, se modifica y no por ello es malo, simplemente diferente. 
No ha sido que hayas cambiado, o tal vez si. A lo mejor la que he cambiado soy yo. 
Seamos claros, tu sigues igual que siempre, tampoco es que hayas molestado en saber de mi, en preocuparte de como estoy. Nunca lo hiciste, aunque yo intentaba disculparte, tal vez por una amistad que yo creí sincera, pero ni amistad ni sincera,  ilusión óptica más bien. 
No te quiero en mi vida, aunque nunca estuviste.  Ahora soy yo la que no quiere que vuelvas a llamar a mi puerta, ni tirarme piedrecitas  en la ventana. Tampoco que me regales los oídos com palabras de comprensión,  ni me vendas bonitas frases sobre la empatia y tu buen hacer. 
No dudo que en la vida de otra persona seas importante, imprescindible o primordial, pero no en la mía. 
Soy muy tonta, tan tonta que a ti no te di una oportunidad, a ti te di mil, y no has sabido aprovechar ni la novecientos ochenta, ni la novecientonoventa ni la mil. Y como toda tonta tengo momentos de lucidez de inteligencia transitoria, y hoy es una de ellas. Así que te lo repito, no te quiero en mi vida, podre decirtelo más alto,  pero no más claro........no te quiero en mi vida, ni hoy ni nunca.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada