domingo, 22 de febrero de 2015

Positivismo

Me había propuesto hace tiempo,  que al acabar el día,  intentar recordar tres cosas positivas que hubiesen ocurrido a lo largo de esas veinticuatro horas. Y así irme a dormir con una buena sonrisa. 
Es de esas cosas que leo, y que carecen de mayor repercusión que la que cada cual le dé.  Y cómodo soy muy de sacarle el lado buena de las cosas, pues a probarlo me dije. 
Cuando me acuerdo lo llevo a cabo,  y si sabes buscar no encuentras tres, sino alguna más. 
Claro, que hoy, aunque el día empezó de una manera casi inmejorables, digo casi, porque siempre se puede mejorar. Se fue torciendo, cada vez más.  Y se siguió torciendo hasta tal puntos estaba tan virado, que fue imposible enderezarlo. 
Y después de que agotada de tanto trajín,  me senté, me tiré directamente, repase mi día horribulus,  o horribilis,  o como se diga, pero horrible al final. 
Tumbada mirando al techo y deseando que acabase el día, empecé a hacer balance, a buscar esas tres cosas positivas, y no había forma de encontrarlas. Una fue fácil, relativamente, pero las otras, se presentaba complicado. 
Dejé mi mente en blanco y como siempre la mente es caprichosa, empezó a vagar, por las experiencias, sensaciones del día, desde la sonrisa de la niña en el ascensor, la llamada inesperada de mi amiga, la carta que se equivocaron,  pero recogió el amable cartero. Y poco a poco ese día tan malo, que si que había sido malo, se empezaba a transformar en menos malo. Seguí con lo ojos cerrados, pero mi rostro lucia una bonita sonrisa. 
Seré una ilusa, o a veces excesivamente positiva, pero con el tiempo he aprendido que así se vive mejor y más placenteramente. 
Habéis probado, después de un mal día a intentar buscar algo positivo? Y no un día,  sino durante una semana. Si alguien se atreve a probarlo, ya me contareis que tal la experiencia, aunque no dudo que será gratificante al menos. 
La vida ya es bastante perras,  como para en imágenes tenerla demasiado alimentada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada