domingo, 15 de febrero de 2015

Carnaval

Ya es carnaval. Bueno para algunos es carnaval todo el año. Me refería al carnaval  en el que nos disfrazamos, nos vestimos con la ropa de otro o de otra. Porque la verdad,  que obsesión tienen algunos con vestirse de mujeres. No creo que las mujeres tengamos la misma manía con vestirnos de hombres.
Hay caballeros que se lo toman muy en serio eso de sentirse mujeres por una vez. Los hay que buscan con esmero cada prenda, que combine perfectamente,  que les siente bien. Hasta los que se atreven a llevar tacones. Y quien por miedo o porque les duelen en exceso los pies prefieren las bailarinas, pero que vayan a juego con la vestimenta.
También los hay,  no queramos engañarnos,  que van de cualquier manera, que más que mujeres parecen fantasmas que pasaron mala noche. Más que gustar dan miedo.
Me encanta verlos subidos en tacones bajos, de chupete y en cada paso parece equilibristas en alturas imposibles y sin Red bajo sus pies.
 Después los tenemos los que son unos verdaderos artistas y que encima de quince centímetros se mueven mejor que muchas mujeres. Te dan ganas de al verlos pasar, girar te y gritarles  " eso es arte y lo demás tontería"
Es que seamos sinceros, estos días además de sacar su lado femenino a pasear, sacan su sensualidad,  su morbo, y a más de una le dan una lección de elegancia y saber estar. Es que el que vale vale para todo.
Al final carnaval es una fiesta en la que uno se viste de lo que le gusta, de eso que normalmente no se atreve, o que está mal visto,  o de lo que primero se le acuerda. Y por qué no? De lo que vamos pillando por casa.
Es una fecha para ponerle un poco de humor a la vida y reírnos de lo serio, de lo humano y de paso de nosotros mismos.
Venga, vamos.... ya llegó  el carnaval.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada