viernes, 27 de febrero de 2015

No me decepciones

Una de mis máximas es, haz lo que quieras pero no me decepciones. Puedes hacer lo que quieras, mentirme,  si te dejo y yo me creo tus mentiras no es decepción, sino estupidez.
Si tu me vacilas, y yo te doy las armas para que salgas triunfador@,  es ingenuidad por  mi parte y también un poco de confiadorA.
Si tu actúas de una manera u otra eres libre, y cuando se quiere a alguien se le quiere haga lo que haga.
Siempre  lo he dicho, no me decepciones. Y cuándo lo haces,  doy otra oportunidad, y otra, y mucha gente piensa que soy tonta y torpe, pero no. Llega un momento en que las oportunidades se acaban y las decepciones pesan demasiado.
Estoy cansada de hacer oídos sordos a tus comentarios salidos de tono. A tu sentencias categóricas sobre lo bueno y lo malo. Y aun así siempre estoy, y por una vez que necesito tu mano, estas ocupad@, demasiado ocupad@ para dársela y que me agarrase fuerte a ella.
No puedo juzgarte, ni siquiera lo haré.  La gente no entiende que te defienda, cuando creen indefendible tu forma de actuar, tus celos, de tu competencia. Y yo les digo que no te conocen.  Y al final creo que la que no te conoce soy yo.
Han pasado cosas, pequeños detalles,  casi insignificantes ,  alguna más grande, alguna que no me esperaba. Me has decepcionado,  y lo sabes, lo que no sé es si ya has agotado todas las oportunidades o un te queda alguna.
Tal vez te dé alguna oportunidad, porque cuando se acaben,  no habrá marcha atrás y solo quedará pasado compartido, pues el futuro será por separado y sin opción de retorno.
Te lo dije y te lo repito..... No me decepciones



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada