lunes, 16 de febrero de 2015

Quince de febrero

El catorce de febrero es san Valentín, eso lo sabe hasta el apuntador. Pero si preguntas que se celebra o que se  recuerda el quince de febrero,  pocas personas sabrán. 
El día 15,  es el día internacional de la lucha contra el cáncer infantil. Ya sé que siempre digo que ya está bien,  de celebrar todo o tener un día para todo. Este es un día para no olvidar y luchar cada diario demora. 
El cáncer en si,  es una putada, no voy a disfrazarlo con cosas bonitas, porque no es así.
Si ya es difícil de llevar cuando es una persona adulta, cuando le comunican a lo que se debe enfrentar, no puedo imaginarme co o debe ser para un niño. Normalmente a ellos no se les dice tan a bocajarro, pero ellos no son tontos. Notan los cambios, el cuchicheo a su alrededor, y en muchos casos la gente diciéndoles pobrecitos. No comparto esa manera de actuar, pero cada uno sabe como hacerlo, o como se enfrenta a tal situación. 
Tampoco quiero imaginarme cómo puede ser para esos padres, cuando el médico se
 lo cuenta. Como el cielo se vuelve tormentoso, el suelo se abre a sus pies y todo lo ven muy negro. Es que cualquier padre hubiese preferido que solo diagnosticaron a el a que su hijo pasase por tal situación. 
La vida es así, a veces nos golpea donde más nos duele, y aunque no nos tumba, deja cicatrices que duelen mucho y nos hace más fieros. 
Este día es para tenerlo presente cada día del año, luchar por mejorar la situación de los niños,  del futuro, del presente. Ellos no debieran pasar por cosas así, pero esto no se elige,  te toca,  y no hay nada más que sacar pecho, fuerza y luchar. Y no rendirse jamás. Ellos merecen que seamos fuertes, y ser el pilar en que apoyarse.
Los niños es un bien preciado, y su inocencia aun más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada