domingo, 17 de enero de 2016

Viaje

Disfrutas de las vistas, aunque subida al tren pasan rápido y sin tiempo a detener la mirada. Te re creas en cada estación,  deseando que llegue la tuya, aunque no llega.
Disfrutas del viaje, porque ya conoces el transporte. Otra ciudad,  otra vía, otro nombre, pero el mismo medio.
Disfrutas de las experiencia, porque la experiencia es un grado y en ella está  el placer de adelantarse a algunas jugadas de la vida y levantarse con rapidez de algún tropiezo.
Te has subido al tren y disfrutas del viaje, sin saber lo que tardarás en llegar, en apearte del tren. Sentada en tu asiento sin numeración,  miras por la ventanilla, el paisaje pasa sin detenerse, sin tiempo a fijar la mirada en un punto. Dejas llevarte por el vaivén de los vagones, del tracatra del tren. Ya no piensas en la parada, solo disfrutas del trayecto.
A veces no es el fin del viaje lo realmente interesante, lo importante es disfrutar del camino en si....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada