lunes, 11 de enero de 2016

La puerta

Y cierras la puerta, despacio, sin hacer ruido. Te la quedas mutando, deseando que se abra de nuevo. Pasa el tiempo y nada, sigue ahí,  sin nadie que mueva la manilla. Y entonces te acercas, intentando distinguir pisadas lejanas. Alguien se acerca. Abres, y no es quien esperabas.  Tras el desconcierto inicial, sacas tu mejor sonrisa y con amabilidad  desmesurada rechazas la invitación de salir y no dejas a entrar. 
Vuelves a sentarte,  dejar pasar el tiempo que se vuelve eterno. No dejas de mirar esa puerta cerrada. De nuevo alguien se acerca, ya no sabes si abrir o dejarla cerrada.  Finalmente abres, es quien esperas, pero esta cambiada, como si fuese otra persona. Cordialidad, eso te encuentras. Breve es el instante. No entra ni tú  sales. Se aleja y de nuevo cierras la puerta, añorando que vuelva a entrar. 
Sentada mirando la madera, ya no se oye nada.  Te acercas otra vez, la abres y miras al exterior. Nada. 
Ahora la cierras de un portazo. Te la quedas mirando, sabiendo que ya no puedes esperar nada. 
Ahora eres tu quien se aleja, quien no va a brilla y aunque deseas que llamen, no estas segura de poder abrir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada