martes, 19 de enero de 2016

Sentado

De pequeña me debí caer de la cama y llevar un tortazo, del que aún no me he recuperado. No entiendo a la gente, y empieza darme un poco igual entenderla.  Lo que me llama la atención, son esas personas que enaltecen la amistad para contigo, y a la primera de cambio, dejan de hablarte, te bloquean en los diferentes sitios y te dejan con cara de bobo.  
Hace algún tiempo, preguntaría,  intentaría saber el por qué,   pero para que ir detrás de quien no quiere estar.  Que corran, que yo espero sentada. Es que al final todo se coloca y despues vienen los arrepentimientos y el decir lo siento, quien lo hace que no todos tienen tal capacidad.
Ya tengo una edad para disfrutar de las huidas de otros, de mirar por la ventana cómo  se alejan sin que afecte a mis días.  Ahora bien, cuando vuelvan no sé si encontrarán a la misma persona que dejaron en la estacada sin más explicación que el silencio.
Ya digo, me caí de la cuna y aun no me he recuperado del golpe. No los entiendo ni quiero entender. Cada uno hace lo que cree que es lo que tiene que hacer. Y yo no voy detrás de quien no quiere estar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada