miércoles, 10 de febrero de 2016

Violencia de....

Violencia de género,  esas palabras estamos tan habituados a escucharlas que creo que a muchas personas ya no le hacen ni efecto.  Cada vez que escucho un nuevo caso a mi me corre un escalofrío, aun no soy capaz de ser inmune a ello, y espero y deseo no se lo jamás.  
Por mis palabras podréis pensar que lo he sufrido,y no voy a negar que lo viví de cerca, y no sabes que hacer como ayudar, pues la misma víctima muchas veces no es consciente a lo que está sometida. Cometemos el error de pensar que el maltrato es una bofetada, una paliza, pero eso solo es un componente más del maltrato. El machaque psicológico, el anular a la persona, es la parte más complicada de detectar. La víctima cree que es la culpable, que hace cosas mal para que el otro se enfade. Cambia su comportamiento, su forma de vestir, sus amistades. Se va sometiendo sin ser consciente, y cuando abre los ojos sólo es un espejismo de lo que fue. 
Esto no es exclusivo en las mujeres, también les pasa algunos hombres, aunque en menor medida. Hace poco un amigo me contaba su relación con su actual pareja y realmente me asusté.  Le controla el teléfono,  le prohíbe relacionarse con ciertas personas, incluso le vigila el facebook. Y si sospecha o se le mete en la cabeza que él  ha hablado con alguna mujer, la bronca es descomunal. Esto es lo más suave que puedo contar. Así que cuando me lo estaba relatando no pude más que intentar abrirle los ojos. Mi sorpresa fue que el se creía  culpable de las reacciones  de ella,  llegando la a justificar,que si era insegura, que si estaba enamorada...
Le pregunté  que si era feliz, a lo que no supo contestar pero su voz le delataba la tristeza que padecía.  
Podéis pensar que es un jovencito pero ya ronda los cuarenta y es una persona con vida, cultura y de personalidad, y aun así lo padece. Que os quede claro que la violencia de género no entiende se hombres o mujeres, de clase social, ni tampoco de religión.  Todos podemos padecerla, o ser partícipes de quien la sufa... no miremos para otro lado, que cada día por desgracia está más presente en nuestra sociedad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada