domingo, 14 de febrero de 2016

Amor

Nos pasamos la vida buscando el amor perfecto.  Esa persona que sea todo lo que Soñamos y anhelamos, y no vemos que la perfección  en el amor no existe. No hay cuentos felices ni príncipes enamorados ni princesas por salvar. 
El amor es la imperfección en grado sumo, es una serie de contradicciones que nos mantienen vivos. El amor es que los defectos del otro sean virtudes, que nuestras virtudes solo sean una parte de nosotros que al otro le enamoran. 
En el amor no hay espectativas, es o no es. No hay ningún manual, o se siente o no, o se lucha o no, o se arriesga o no. Las piezas encajan,pero siempre hay aristas, bordes por limar. Y si es fuerte podo se puede, y sino hay quien huye y prefiere olvidar. 
Cuando pensamos en enamorarnos, buscamos ese ser perfecto,  tanto físicamente como en cualquier aspecto, y eso no existe. Como tampoco somos perfectos nosotros.  Y cuando llega esa persona a nuestra vida, ni es lo alto que imaginábamos,  ni lo rubia que nos gustaría,  ni tiene unas medidas de escándalo.  Pero de repente nos hace sonreír, nos da fuerzas para luchar, para soñar, para alcanzar las metas más difíciles.  En sus brazos tenemos paz, un refugio indestructible.  Y nos perdemos en su mirada reflejo de la nuestra. Cuando aparece o te rindes a él o te quedas con las ganas y siempre te quedará la espina clavada de no haberlo intentado....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada