lunes, 22 de febrero de 2016

Nada más que añadir

Has huído  y no te culpo. Por no tener , no te tengo no rencor. Me duele tu actitud, y mucho, ya que creo que no me la merezco. He intentando entenderte y que me comprendas. Y al final creo que no ha podido ser ese entendimiento.
Se te llenaba la boca diciendo que me conocías,  y cada día me convenzo más de que no era así,  y que tampoco intentaste entenderme.
No estoy segura si algún día tendré respuestas a las preguntas que ahora me planteo, y que cada vez son más borradores en la papelera, que cuestiones que necesite solventar.
Has huído,  y lo peor de tu hudía,  es que por primera vez me has hecho daño de verdad. Me considero tolerante y una persona de frente, de ir por delante con lo que pienso. Y sin embargo me encontré con la puerta en las narices sin previo aviso.
Pedí,  que si algo te molestara me lo dijeses,  y siempre se te llenó  la boca de que así sería,  y a la primera de cambio,  primero palabras conciliadoras de persona que empatia,  pero que guardaban rabia, o así lo has transmitido.
He decido no buscarte,  tú  has huido y así respetaré una vez más tus decisiones. Espero que algún día te percates de tu error y falta de tacto. No pido que me expliques,  y mucho menos que te disculpes, tú  sabrás lo que es mejor.
No albergó rencor, sólo un sabor agridulce de tener la sensación de que me equivoqué  contigo. Si alguna vez quieres sacarme de este convencimiento, sabes donde encontrarme, hasta entonces.. te deseo lo mejor y que puedas ser feliz.
Nada más que añadir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada