miércoles, 17 de febrero de 2016

Decepción

Nos decepciona quien menos esperamos. Hay personas por las que ponemos la mano en el fuego pensansando en no quemarnos y no sólo nos quemamos sino que también nos abrasamos.
Ya sé  que la vida nos sorprende y las personas más, unas para bien y otras para mal.
Hubo en su momento alguien en el confiaba demasiado, en cuya persona había depositado más confianza que en mi misma y su traición me dejó casi sin respiración.
La primera sensación fue una gran impotencia, seguida de rabia y lágrimas incontenibles.  Después aceptar la situación y por último reconocer que había sido tonta y estúpida por confiar en quien no lo merecía.
Aún no entiendo nada, pero estoy en un punto de que no quiero entender, en el cual aunque lleguen las explicaciones oportunas , ya no me interesa.
Cuando alguien  te daña puedes perdona, el olvidar es otra cosa. Lo siento pero hoy no puedo perdonar y menos aún olvidar.
Supongo que el tiempo lo coloca todo, pero estoy cansada de que la gente se crea mejor que los demás y encima hagan daño sin mirar la consecuencias.  Así que ha sido decepción aderezada de falta de tacto y todo ello sin el mínimo respeto.
Con todo ello es difícil que cambie, que deje de confiar en el ser humano, pero si he cerrado puertas a quien la empatia para conmigo solo han sido Buenas palabras y malos actos. Cada cual paga por sus hechos, no hay castigo pero si consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada