viernes, 26 de febrero de 2016

Llueve.....

Llueve.  Me he parado a mirar la lluvia tras el cristal, mientras saboreó el café recién hecho y me fumo un cigarillo.  No hace frio, pero me acurruco la chaqueta del pijama como si lo sintiese. Miro la lluvia y me encantaría pasar el día en el sofá, debajo de la manta escuchando la música de las gotas al chocar con el suelo. Sólo me gustaría. ..pues en cuanto acabe el café, mi instante de relax, toca empezar a ponerse en marcha y no detenerse hasta la noche. 
Es mi instante sin prisas, de detener el reloj, de ordenar mis pensamientos, mientras saboreó el café mañanero. Dura minutos,  pero parece largo, pues no hay prisa, simplemente mo mente y yo, en silencio, en armonía, mientras ambas vamos despertandonos y cogiendo energía para enfrentar el día de nuevo con la sonrisa puesta. 
Llueve, y el café se termina... es hora de empezar a caminar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada