viernes, 19 de febrero de 2016

Pocas ganas de escribir..

Ultimamente no tengo ganas de escribir,  no sé  qué me pasa, o si lo sé  pero no quiero reconocerlo. Estoy cansada, es como si me pasara un camión por encima, más bien veinte camiones. Y me han dejado moribunda esperando que no me levante. 
En los últimos días he vivido una montaña rusa, con piruetas de adrenalina y bajones, que lo que han logrado es dejarme el cuerpo destrozado y sin fuerzas.  Ganas de vomitar, de echar fuera lo que guardo en las entrañas. Querer escupir las palabras que se me atragantan en la garganta y no acierto a darles forma más que en mi aturdido pensamiento. 
Me siento rara, desubicada y cansada de comportarme como la perfecta señorita, que ha educado su mamá en la paciencia y en las buenas formas. Conmedida en sus expresiones para no herir a quien no ha tenido la decencia de preocuparse en dañar me en mil maneras diferentes. 
No sé  si es que no tengo ganas de escribir o lo que pasa es que tengo miedo de sacar todo lo que callo. Mientras lo pienso, dejaré que las musas inspiren mis letras, porque cuando destape la caja de Pandora,  no saldrá tempestad, sino verdaderos tornados devastadores por estar tanto tiempo reprimidos por las buenas maneras de esta señorita, que empezará a abandonar la empatia con los demás y comenzará a ser egoísta para poder sobrevivir en un mundo de hienas descorazonador.  
No tengo ganas de escribir... o tal vez muchas de expresar lo que me callo... ya se verá 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada