jueves, 4 de febrero de 2016

Decir o callar...

En esta vida no se puede decir todo lo que se piensa. Aunque soy de las personas que me gusta la sinceridad, estoy aprendiendo a callar.
No sé  dónde leí que somos prisioneros de lo que decimos y dueños de lo que callamos. No puedo decir el autor de la frase porque lo desconozco, y aunque discrepo, también lo secundo.
A veces las palabras las lleva el viento, hasta que das con alguien con buena memoria y ahí estas atrapado porque recordará cada una de ellas, siendo una prisión de nuestros pensamientos dichos en voz alta.
Pero por otro lado, también creo que somos prisioneros de lo que no decimos. El no compartirlo,  nos hace hacer cábalas,  comernos la cabeza por no saber si nuestros pensamientos pueden tener respuesta...
Lo importante es saber que decir y que callar y eso es bastante difícil.  También debemos diferenciar a quien decirlo y a quien no... tal vez todo se reduce a hacer y decir lo que íntimos y como lo sintamos. Y quien no quiera aceptara y compartira de la misma manera, y si no es así,  no será la persona adecuada. ..
Callar o decir? Difícil elección. ...No le demos más vueltas....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada