jueves, 24 de diciembre de 2015

Viajero

Va camino de trece años de tu ausencia. El mismo día que yo cumpliría años, uno menos, que siempre me recordabas que eras más joven. Hace tiempo que te fuiste y aun me emociono al recordarte.
Hay días que te maldigo por haberte marchado y dejarme sola. Otros, te echo de menos tanto que hasta puedo sentir tu presencia. Y hay algunos días en los que converso contigo,  esperando que me respondas.
Mentiría si dijese que no anhelo verte, abrazarte e incluso darte alguna colleja, aunque me tenga que poner de puntillas.  Y tras el anhelo, viene la realidad recordando me que eso jamás ocurrirá.
Sé que me miras sin que te vea, me cuidas sin que lo note y guías  mis pasos. Y aunque eso es mucho y tw lo agradezco, me encantaría uno de esos abrazos de oso que me dabas, en los que lo de menos  era ha lar y me hacías sentir que todo saldría bien.
Tefelicito cada año, esperando alguno recibir un mensaje o una señal de que lo recibes, pero no llega o yo no lo enviado a la dirección correcta.
Felicidades viajero, viajero que prometió que nunca se alejaría,  pero nunca regresó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada