viernes, 17 de julio de 2015

Yo sonrio

A veces no nos damos cuenta que somos recibimos el reflejo de lo que damos. Nos pasamos quejándonos de que la gente es borde, o nos recibe mal. Y no pongo en duda que eso sea así,  aunque en muchas ocasiones no es más que lo que nosotros proyectamos a los demás.  
Habéis probado a sonreír un poco más?  Probado.  Al final del día recibirás más de una cara sonriente. Es que eso es así,  si tú das al final recibes. 
Mi abuela decía que recogía lo que sembrabas.  Y eso es cierto, aunque a veces siembre bien y semilla de buena calidad, y las circunstancias, sea tormenta , lluvia y demas no ayuden a que nazcan y florezcan como debieran. 
Pero si no siembras,mal puedes recoger. Y eso pasa con la actitud ante la vida. Si vas con cara larga, amargado, cansado y sin ilusión, la gente que nos rodea lo siente, lo percibe. Al igual pasa cuando desprendemos buen rollo, felicidad ,optimismo. La gente que se topa con nosotros, termina por contagiarse. 
La vida es como es, y eso no podemos cambiarlo. Las cosas aparecen de la forma más inesperada y hay que adaptarse y luchar por lo que merece la pena, sin rendirse. Lo importante es como luchamos, si luchamos derrotados de ante mano o por el contrario, luchamos con ilusión y ganas de alcanzar el objetivo.
La vida golpea, y a veces muy fuerte, pero... quiero empezar cada día con una sonrisa.  Los días son más llevaderos, me veo más guapa , me siento mejor y las cosas tienen otra luz y otra dimensión.  
Yo ya me he puesto la sonrisa y tu? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada