martes, 21 de julio de 2015

Vuela

No vuelas, y no porque no quieras sentir el aire fresco. No vuelas porque llevas tanto tiempo sin hacerlo que estas convencida que no podrás,  que tus alas no sabrán batirse y que caerás en picado ante la brisa suave. 
No vuelas, no porque no desees descubrir nuevos horizontes. No vuelas porque te han cerrado los horizontes, te han tapado los paisajes y te han obligado a cerrar los ojos y ya no sabes si podrás mirar con luminosidad a tu alrededor. 
No vuelas, y no porque no quieras iniciar un vuelo con retorno. No vuelas porque te han encadenado al suelo y cada vez que has volado te has lastimado tan fuerte que es mejor quedarse con las heridas en el alma. 
No vuelas, no porque no quieras volar, sino porque  te han repetido tantas veces que es mejor caminar mirando al suelo, no soñar y mucho menos esperar que esos sueños se hagan realidad.
No vuelas, porque los demás no quieren volar. Y ahora te digo vuela....
Vuela, inicia el vuelo aunque te a caigas,  aunque el aire te arrastre hasta el suelo. Vuela y vuelve a volar y alguna vez lograrás el vuelo perfecto que te llenará de felicidad. 
Vuela, aunque tropiece con algún muro, aunque te hieran por fuera y por dentro, porque serán heridas de la libertad,  heridas por lograr los sueños, por luchar. 
Vuela, inténtalo.  
Vuela, sueña.
Vuela, ama.
Vuela, tropieza. 
Vuela, vive.
Vuela, y vuelve a volar.... yo ya inicié el vuelo y no quiero dejar de volar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada