miércoles, 8 de julio de 2015

Touche

Touche, tocada, así me siento. Eso de que cuando te toca,te toca, pues es verdad. Me ha tocado. Me gustaría poder sacudir todo esto que me hace estar así,  ponerme la sonrisa y de nuevo caminar. 
Intenté disfrutar de las pequeñas cosas que ofrecía aquel permiso de libertad, pero cómo todo lo bonito llegó  el momento de terminar. 
Vivir en un sueño,es lo que tiene, que cuando despiertas el batacazo es monumental. Caes de golpe, aunque sepas que vas a pegar un castañazo, no esperas que duela tanto. Y menos aún que deje el cuerpo hecho trizas  y más de un hueso roto, y que decir de algún músculo que de repente parece estar averiado. 
Tocada por querer volar, olvidando la cadena que amarra mi tobillo, extender las alas y no ser consciente de que no están curadas de la caída. Y de nuevo me acurruco en la jaula, y me hago ovillo, intentando no mostrar las cicatrices,  ni la tristeza de mi alma, ni la rabia de ser cobarde  y no tener el valor de arrancarme las cadenas y volar.
Tocada,  si tengo tocada el alma y el corazón.  Y quien en algún momento no ha estado así?  
Tocado no es hundido.... tocado y apunto de iniciar vuelo....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada