lunes, 13 de julio de 2015

Cuando uno

 Cuando uno se enamora no entiende ni de edad, ni de sexo y menos aún de condición social. Dicen que todo está en nuestra mente, puede ser, no soy doctora en la materia como para discutir o dialogar sobre ciertas cosas. 
Para enamorarse, lo primero es tener la mente abierta y el corazón también.  A veces la mente está abierta y el corazón cerrado o viceversa. Pero algo se cuela por alguna rendija que no vemos y ya estamos rendidos a eso que se conoce como amor. 
Nos pasamos el tiempo, cuando estamos solos o mal queridos, suspirando por un amor, por ese alguien que nos revolucione la mente y el cuerpo. Y digo mente y cuerpo, porque ambas son necesarios y si esa persona logra revolucionar ambas, es esa sin lugar a dudas. 
Pues eso, que nos pasamos el tiempo suspirando por enamorarnos, por perder la cabeza como si de quinceañeros se tratase. Y cuando llega, nos entra el miedo y no sabemos como actuar. Nos paralizamos dándole vueltas a lo que vendrá sin disfrutar el aquí y el ahora.  Es cosa de la edad, y no recordamos que el amor no n tiende de años, ni de sexo, ni de  tantas cosas que nos empeñamos en otorgarle. 
Cuando uno se enamora, se enamora y punto.  Y tiene que vivirla,  da lo mismo quince, que veinte, cuarenta y dos, que ochenta. Se siente, se flota, se vuela y se sueña despierto. 
Cuando uno se enamora solo tiene que disfrutarlo y ser feliz, porque esto no pasa siempre y como tal es un tesoro.....  o se tira al vacío o no sabrá jamás lo que es. 
Estas enamorado, y a que esperas para soñar?  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada