jueves, 9 de julio de 2015

Beso

Todos en este país hemos visto pretty woman, esa película  que reponen en la tele dos veces mínimo  año. Y aunque no quieras la terminas por volver a ver. Es una historia preciosa, romanticona. Chica pobre, o con pocos recursos, conoce a chico, que  a su ves esta forrado. Se enamoran y son felices. Esa es la versión reducida de la película.  
Pero no quería hablar de esa historia fantástica en de cuento de hadas. Yo, siempre que veía la película , me quedaba con una escena y es cuando ella le dice que hace de todo menso besarle en la boca. Cuando la vi las primeras veces no entendía su reticencia,  tal vez por mi juventud,  o por mi falta de experiencia en la vida en general. Es que un beso no era tanto. 
Hoy, tiempo después,  entiendo que un beso lo es todo y más.  Puedes hacer todo o casi todo, pero si no eres capaz o no quieres besar a alguien, es una pista clara de que esa persona no es, y no será nada. 
A mi esto me ha pasado, he podido mantener contacto, volar la mente, disfrutar entre comillas de algún que otro placer, pero.... besos no. 
Los besos es algo íntimo,  muy de entrañas y los besos cuentan y transmiten lo que a veces las palabras no pueden. 
El primer día que rechacé el besar o que me besas,  fue importante, chocante y perturbador.  Y todo esto, porque me confieso besucona y más cuando siento. Así que el hecho de que no me apetece se,  no quisiera y no lo echase de menos,  fue una pista de los ue vendría con el tiempo. Es que un beso no sólo son dos bocas que se juntan, es una fusión de dos seres que se desean y por un momento son uno solo. 
Besar no sólo se besa con la boca, se besa con la mente y el corazón.  Y de repente me entran unas ganas de besarte. Muack. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada