sábado, 15 de febrero de 2014

Querido cupido

Querido cupido;
Este año como el anterior, lo tuyo no es acertar conmigo. Empiezo a pensar que tienes un poco de mala leche,  y que te divierte un poco la situación. Que sepas, que el otro día me quejaba de ti a una amiga y esta me pidió que te  dijese si aceptabas devoluciones, pues ella tiene una que hacerte, y de paso yo también. Esa misma amiga me comentó que no me enfade contigo que eres ciego, bueno que llevas una venda y eso hace que no atines siempre...
Dejándonos de tonterías, creo que eres muy travieso, y juguetón, y a veces un tanto bromista. Eso, o tienes mala puntería. Te voy a pedir cita en el oculista y de paso te la pago para que la próxima ocasión que te acerques a mi o le tires una flechita a un posible enamorado, aciertes.
Tu siempre has sido asi, un poco a tu aire. No se porque me molesto ahora contigo. Además eso  de que no aciertas... he sido un poco exagerada...Has acertado mas de una vez, y una de ellas has hecho diana con tu flecha.
De ese acierto tuyo hace ya mucho tiempo, a pesar que de ello, siempre esta presente en mi memoria. Atinaste con el momento y el lugar, pero no pude controlar el futuro que ya estaba escrito antes de empezar a vivir el presente.  Como en esto de la amor tu eres el sabio, aceptaré tus razones para actuar de uno u otra manera. Lo que si, tengo que estar eternamente agradecida de poner a cierta persona en mi camino. Acertaste con un viajero que prometió nunca alejarse, pero  ha emprendido un viaje del que tardará mucho en regresar, o nunca regresará. Lo importante es que compartió parte del camino y supo ir acompasado con mis pasos.. Esa historia la conoces bien.
Bueno cupido, por un acierto que has tenido  no se si te mereces  que te perdone todos los demás desatinos. Vamos a hacer un trato, no vuelvo a protestar pero me compensas de alguna forma. Deberás  aceptar mi devolución  y la de mi amiga.  Mi devolución ya sabes cual es, y los motivos que tengo para hacértela, parecía perfecto pero viene un poco defectuoso y sin posibilidad de arreglar.  Y la próxima vez déjame escoger a mi, que a veces tu ayuda , desayuda en lugar de ayudar.
Deseando que el año que viene tengas mejor vista y un poquito menos  de ganas de jugar y pienses en mi y le atines con la flechita a alguien que sepa ver lo que a simple vista no se ve. Tienes un año para afinar tu disparo y tensar el arco en condiciones.
Cuidate  y cuidame mucho, que sin amor la vida es un tanto aburrida y sin pasión se vuelve monótona.
Atentamente una ilusa enamorada de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada