sábado, 8 de febrero de 2014

Guerra pacifica

Mujeres que empiezan la guerra firmando la paz. Esta frase la leí el otro día y me pareció una gran frase y con mucha verdad.
Cuando después de una guerra, una mujer firma la paz, en realidad ya está planeando la estrategia de una guerra futura, una guerra que aun no se vislumbra ni por asomo. Pocas mujeres firman la paz sin más, y menos si creen que no han sido derrotadas.  Cuando peleamos, podemos perder la perspectiva del campo de batalla. Al retirarnos a nuestros aposentos, repasamos el día de lucha, las bajas, los caminos que hemos tomado... y con frialdad analizamos cada una de las vías y posibles ataques, y  también los fracasos y las victorias para la próxima batalla.
 Podemos retirarnos y dejar creer al contrincante que ha ganado. Simplemente nos hemos detenido para reponer fuerzas y atacar de nuevo, con nuevo ejercito, mejor preparadas y una visión muy clara.
Otras veces nos dejamos atrapar por el enemigo, haciéndonos pasar por rehenes, que con el tiempo aceptan su derrota. Realmente buscamos infiltrarnos en los suyos y minarlos desde dentro. siempre serviles y obedientes, pero nunca matando nuestro espíritu de lucha. a veces la peor guerra es la gue es una guerra pacifica.
En la guerra tranquila, no se oyen las balas pero son certeras. Tampoco los fusiles, ni los cañones están a la vista, pero los tanques avanzan despacio, silenciosos y arrasando a su paso las pequeñas flores que nacen en el arido suelo. La guerra pacifica viene después de firmar la paz, una paz donde no se han pactado concesiones, y tampoco ningún reparto. Una paz donde uno es vencedor y otro vencido, olvidando que en cualquier guerra siempre hay vencidos.
La guerra pacifica, tranquila, mina poco a poco, debilita las fuerzas lentamente y cuando estalla y se hace latente, el escuadron ya no existe, las armas para defenderse están oxidadas y nos hemos olvidado de las artes de la guerra que antes dominábamos tan bien.
Las mujeres somos guerreras activas, y la guerra que me mejor dominamos es cuando firmamos la paz e iniciamos una guerra tranquilamente peligrosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada