martes, 25 de febrero de 2014

Mi mayor demonio

Un día os hablé de jugar a las preguntas. Pues bien, que me reponderiais si alguien os preguntase por vuestro mayor demonio?. Tomaros un momento en pensar que diríais.
Mi mayor demonio es que soy vengativa, suena un poco fuerte dicho así. Intentaré explicarlo de la mejor manera. Si, soy vengativa pero no rencorosa, una contradicción. No albergó en mi corazón odio hacia quien lo ha dañado, pero espero y deseo que algún día, alguien le haga sentir un poco como me hizo sentir. No quiero que lo pasen muy mal, ni que sufran gratuitamente. No voy a negar que en el fondo, cuando tengo conocimiento que han probado su propia medicina, sonrió y pienso; a todo el mundo le llega su hora.
No planeo venganza, seria algo demasiado costoso y agotador para mi salud, solo espero que el tiempo, que es un buen maestro, le de la lección adecuada.
Siempre he pensado que la venganza es un plato que se sirve frio y como no voy a perder mi tiempo esperando. Así que me siento en el restaurante a disfrutar mi comida calentita y sonrió cuandomel camareros lleva suya delmcongelador.
No me considero mala persona, tan solo humana y como tal, todos deseamos que quien nos daña reciban su castigo de alguna manera. No por ello queremos llevar por nosotros mismos la venganza.
A lo mejor estoy equivocada en mi planteamiento, y realmente no soy tan vengativa cómo pienso, simplemente anhelo que cada uno recoja lo que siembre. Si uno pone semillas de mentiras, recogerá desconfianza, si siembra sinceridad recibirá amistad, y si pone sonrisas, la felicidad llenará su vida.
Si me haces daño te perdonaré, pero no perdonaré que la vida no te lo cobre y si es con creces será por algo. Seguiré mi camino, sin llevar recuerdos que traigan a mi memoria tu presencia. Puede que en algún cruce tenga noticias te unas, de como te va la vida, y ahí sabré si mi demonio se ha despertado o sigue dormido en un profundo sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada