miércoles, 19 de febrero de 2014

Cambio de planes

A veces los planes no salen como esperabamos, así es la vida. Nos empeñamos en ir por camino y al final terminamos en el otro. Decimos que esto no nos gusta y después nos damos un atracón. Y más aún, aseguramos esto a mi jamás me pasara, y nos pasa tres veces más. Podría poner mil ejemplos más... Por eso cada día tengo más claro que no reniego de nada, no se lo que pasará mañana. Tampoco pondré la mano en el fuego por algo que no haré, o no diré, porque me quemare.
Hoy camino por un sendero de piedras y barro, y ayer era una pradera, y mañana podrá ser una playa.. No llevo zapatillas,  ni botas, camino descalza y con poco equipaje, dejándome guiar por la vida, y sin planear mucho ya que nunca sale como pienso. A veces voy sola por la carretera, o demasiado acompañada. Se hacía donde no quiero ir, y si  eso lo logro, tendré mucho conseguido.
Cada vez que me marcado una meta y por algún motivo no la he logrado, he disfrutado luchando por alcanzarla, he puesto todo mi empeño.  Rara vez desisto, la vida es la que me dice por ahí no, y debo tomar otra ruta, incluso haciéndome dar mucha vuelta.
Con el tiempo he aprendido que lo importante no es a donde quieres llegar, sino saber aprovechar el viaje, disfrutar de la experiencia mientras llegamos y sino lo logramos disfrutar de los pequeños instantes.
Es difícil no hacer planes, no soñar, no querer explorar nuevas rutas..... No dejaré de hacerlo a pesar de que la vida me cambie el mapa del viaje, pero disfrutaré cada paso, cada pisada y mi huella dejare a mi paso.
Los planes no saldrán cómo tenia previsto, porque a lo mejor esos planes no era para mi. La vida a veces está escrita en renglones torcidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada