sábado, 22 de febrero de 2014

Libros y lecturas

Hay lecturas que edifican el alma. Sin embargo leer ciertas cosas hace revolverse en la silla y revolverse por dentro. Cada uno puede escribir lo que quiera y cada uno elige que leer. Cuando decides leer algo lo haces por diferentes razones, un título interesante, una buena crítica, quien lo escribe, o simplemente porque ha caído en tus manos.
Si empezamos la lectura sin estar presionados por lo que nos encontraremos, la objetividad esta servida, pero si tenemos algún dato, estamos supeditados a la información que manejamos. Para hacernos una opinión de algún texto, primero hay que leerlo y después opinar.
Hay casos en los que a la lectura que nos enfrentamos es de alguien que conocemos, y no hablo de alguien famoso, sino de alguien que conocemos de manera cercana. Ahí es imposible que la sujetividad no esté presente.  Es imposible que los datos que tenemos del escritor o escritora, no nos haga leer más allá de sus palabras y leerle entre líneas nos sea inevitable.
Hoy leí algo de alguien que conozco, y como le conozco bien leer ciertas cosas me ha costado digerirlas. Reitero lo dicho anteriormente,  cada uno escribe lo que quiere, pero alguien que tiene cierto comportamiento no muy adecuado, no entiendo que se jacte en criticar lo mismo que el hace, en los demas. Por eso me he revuelto un poquito.
A veces pienso que todos debiéramos hacer un poco de autocritica antes de acostarnos, como el lavarse los dientes. Así dormiriamos con el alma un poco más limpia y la conciencia tranquila.
Cada uno que escriba lo que quiera, pero no olvidemos que somos prisioneros de lo que escribimos y decimos, y podemos no tener memoria pero Internet y la tiene y siempre hay alguien que nos los recuerda.
Esta noche después de hacer repaso de mi día y ver mis fallos, me sumergire en la lectura de un libro que no conozco el autor, personalmente, y el libro me lo han regalado. Si me gusta os lo recomendaré y sino, no os diré nada, cada uno que tenga su sueño a través de las palabras escritas de otro.
A pesar de que cada libro es diferente y hay lecturas ass amenas que otras, no dejéis de leer.  La lectura nos hace libres, más libres de lo que nunca seremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada