lunes, 10 de febrero de 2014

Besos

Besos, besos, y mas besos. No hay nadie a quien no les gusten los besos. Cierra los ojos y piensa en uno, seguramente te venga a la memoria uno apasionado y sientas mariposas en el estomago al recordarlo. Ese beso que te erizó la piel antaño y te la eriza hoy al recordarlo. Te traerá momentos a la mente que parecían olvidados.
Ese beso, viene precedido de miradas que anuncian la pasión contraída que explosionará en cuanto esos labios hambrientos se rocen. Ese instante anterior , se hace eterno, respiración entrecortada que no podemos controlar.
Si ese es el primer beso, aun es más ansiado y deseado, y se mezcla con el nerviosismo de si saldrá bien, si será como esperamos, si gustará y nos gustará....pensamos muchas cosas que se desvanecen en cuanto las ganas de sentir los labios de la otra persona  y fundirnos con ella. Y cuando la pasión nos domina es ella la que nos guía hacia un baile acompasado por los latidos de un corazón avido de sentir. La piel se vuelve hipersensible y las mariposas revolotean y el mundo se detiene por el choque de dos trenes desbocados. Ese beso no se olvida, habrá otros, pero ese quedará marcado a fuego en nuestra memoria y cada vez que le recordemos será casi como volver a sentirlo.
Si alguno no recuerda uno así, que no se preocupe, la vida es muy larga y en algún momento lo sentiréis y entenderéis a lo que me refiero, y tendréis muchos para recordar.
Besos, hay mucho tipo de besos y como el apasionado, se nos queda en la memoria. De esos escribiré otro día. Besos que se dan y besos que se reciben... besos, besos y besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada