viernes, 13 de diciembre de 2013

Traductor simultaneo

Queridos Reyes Magos, Estás navidades me gustaría que me regalarais un traductor simultáneo. Alguna gente no me entiende o no quieren entenderme. Ya no sé en que idioma tengo que hablar.
Me jacto de ser una persona clara, directa y sincera, y nada no se hacer llegar el mensaje a algún@s. Son pocos casos, en los cuales no llegó ni a un acuerdo.
Al principio pensaba que el problema era mí,  que no sabía explicarme bien. Y ahora pienso que con esa gente doy excesivas explicaciones.
Para un buen entendimiento, no sólo el emisor debe tener un mensaje claro, sino el receptor tiene que estar dispuesto a recibir el mensaje.
Llegados a este punto, y analizando las diferentes relaciones de amistad y demás de mi vida, concluyo que no me explico mal (en la mayoría de las ocasiones).
He tenido en muchas ocasiones largos monólogos con paredes de carne y hueso, que han conseguido que decida, los monólogos conmigo misma son más divertidos, hay veces que hasta me contesto.
El que no acepta diálogo,no es por falta de comunicación, sino es exceso de comodidad, falta de empatía y un cierto punto de desinterés.
 Es más fácil no querer entender a tu interlocutor, así se evita mojarse y por consiguiente mantenerse al margen de cualquier conflicto o problema.
A estas alturas no voy a cambiar, siempre estaré dispuesta a la comunicación y al diálogo y llegar a un acuerdo a pesar de tener puntos diferentes.
Después de todo lo expuesto anteriormente, ruego que me traigais un traductor simultáneo para poder evitarme más de un malentendido, y sino dadme la dirección del fabricante y lo compro yo directamente. Es urgente.
Atentamente una incomprendida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada